martes, 19 de noviembre de 2013

Reseña: Zaibatsu/La edad del vuelo (Diana P. Morales/Alberto Pérez Moreno)

Muy interesante la iniciativa de Espiral Ciencia Ficción de unir en un solo volumen estas dos novelas, que por sí solas hubieran cumplido perfectamente. Así, de esta manera, tenemos dos buenas novelas por el precio de una. Porque, voy a ser sincero: al principio me extrañó esta unión sin saber a qué se debía, ya que suelen darse en antologías, concursos, convocatorias, etc, pero no es muy habitual el hacerlo “porque sí”. Por eso me extrañó el ver que este volumen se componía de dos novelas, a priori sin un nexo común, sin razón aparente. Sí se hace cuando son novelas cortas, para llegar al mínimo estipulado de páginas (aunque algunas editoriales lo que hacen en esos casos es aumentar el tamaño de letra y los márgenes), y cuando las temáticas son similares. Pero en este caso, como digo, cada una de las novelas hubiera podido publicarse en solitario, y hubiéramos tenido dos buenas novelas, que nos hubieran costado el doble, claro. Así que agradecemos a la editorial este detalle para con los lectores.
La primera de las novelas, ZAIBATSU, de Diana P. Morales, nos puede sonar durante su lectura a algunas obras muy conocidas de la ciencia ficción, como por ejemplo “Un mundo feliz”, de Aldous Huxley, “La fuga de Logan”, de George Clayton Johnson y William F. Nolan, “Bóvedas de  acero”, de Isaac Asimos, etc. Pero pronto veremos que la novela adquiere una voz propia que la va diferenciando de las mencionadas y aunque no acabemos de de quitarnos esa sensación de estar leyendo algo ya conocido, sí que pronto vamos arrinconándola para sumergirnos en sus páginas como entidad propia.
Una de las cosas que le confiere esa personalidad propia es la estructura utilizada, a base de diferentes, llamémosle, puntos de vista. Los capítulos se van alternando por diferentes visiones de los protagonistas, grabaciones sensoriales de los mismos, de cámaras de seguridad, de diarios personales, de noticias, etc. Todo ello bien enlazado, sin ocasionar lagunas ni interrupciones en la trama. La acción va saltando según el momento de un punto de vista a otro, pero manteniendo la continuidad en todo momento, a pesar de saltar alguna que otra vez de un lugar a otro, de unos protagonistas a otros, y de diferentes medios de recoger y transmitir la información.
También cuenta la novela con un desenlace sorpresivo, bien llevado, no gratuita en ningún momento, sino acorde con lo que nos ha estado contando, pero que realmente no habíamos podido anticipar. Las relaciones entre los que viven en las “burbujas” con los habitantes del exterior, e incluso entre los propios habitantes de la las burbujas, nos conducen a una conclusión que, a pesar de poder recordarnos a algunas de las novelas mencionadas, la verdad es que es sorpresiva. Además, ahí se aclara el porqué del título de la novela…
Pasamos a la segunda de las novelas que componen este volumen, “La edad del vuelo”, de Alberto Moreno Pérez (que, a decir verdad, leí en primer lugar). Es una novela con elementos “hard”, pero también al igual que podríamos decir de la anterior, cuenta con una parte sociológica. En ésta, nos presenta a Van-Merr, un veterano volador que está exprimiendo sus últimos días como deportista de esa modalidad. Su edad, y el hecho de que la modalidad en la que participa cada vez cuente con menos adeptos y participantes, hace que el momento de su retirada esté cada vez más cercano. Y eso sería desastroso para él, puesto que su pasión es volar, y no concibe la vida si en vuelo. De hecho, dejó trabajo y familia por el placer del vuelo, convirtiéndose prácticamente en un sociópata, que sólo se relaciona un par de veces al año con uno de sus hijos, y por obligación con compañeros de vuelo y representantes de su espónsor. Pero un hecho fortuito cambiará todo, a sí mismo y a su mundo, y le lanzará a una odisea en un inexplorado Júpiter, en el que se convertirá en una especie de reclamo comercial/atracción turística/avanzadilla empresarial.
Al igual que en “Zaibatsu”, aquí encontramos también ecos de otras novelas conocidas, como por ejemplo “China Montaña Zhang”, de Maureen F. McHugh, “Refugio del viento”, de George R. R. Martin y Lisa Tuttle, y “Más que humano”, de Theodore Sturgeon.
 




No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Sigue este Blog

Seguidores

Blog Miembro de CincoLinks (visita el directorio de Blogs)

Add to Technorati Favorites

JAVIERIN

JAVIERIN

GELITA

GELITA