sábado, 2 de junio de 2012

Los Disparos del Cazador (Rafael Chirbes); reseña


Narrada en primera persona por Carlos Císcar, un constructor que prosperó durante la posguerra gracias a una serie de negocios turbios, Los Disparos del Cazador reconstruye su historia familiar y social hasta llegar a la España democrática. Viejo, solo y retirado de la vida pública, Carlos trata de reconciliarse con la memoria de un pasado lleno de conflictos y adulterios. Las miserias del narrador sirven de vehículo para que el lector conozca la mentalidad de una época y un lugar; el Madrid de mediados de siglo, en un fascinante juego de diarios cruzados entre los principales personajes de la novela. (sinopsis de la editorial)


En primer lugar, comentar que esta edición está subvencionada por la Dirección general del Libro, Archivos y bibliotecas del Ministerio de Cultura para préstamo público de Bibliotecas Públicas, y que la edición corre a cargo de Ignacio Muñoz, Doctor en Filología Hispánica. ¿Qué quiero decir con esto?; que esta es una edición con una extensa introducción que consta de semblanza biográfica del autor, comentario de otras obras, y un estudio sobre esta novela, además de otros añadidos. Además, dentro de la novela, hay unas cuantas notas a pie de página, que a veces llegan a ser un poco molestas, por la obviedad que remarcan esas veces; parece que esté dirigida a un público exclusivo de escuelas o institutos… pero bueno, con saltarse estos temas, e ir directamente a la novela, podemos solucionarlo. Y el caso es que el libro son unas escasas 141 páginas… de las que unas 44 corresponden a esta introducción/estudio (que por cierto, si lo vais a leer, hacerlo al final, que es donde debería estar situado…)

Ahora, a la novela propiamente dicha; como podéis leer en la sinopsis, se basa en el diario personal, en los recuerdos, en la memoria (de la que a veces se duda de su utilidad y/o función), de Carlos Císcar, un constructor que llegó a un Madrid de postguerra tras un matrimonio con la hija del jefe de la empresa donde trabajaba: un enlace mal visto por ambas familias. Una vez en Madrid, no duda en usar todos los medios a su alcance para prosperar, incluso renunciando a sus ideales (políticos, éticos, etc). Todo esto se ve reflejado en su diario, donde veremos cómo no acaba de encajar en el mundo de la alta sociedad de la que sí goza su esposa, su férrea disciplina, que choca con su entorno familiar, su laxa moralidad, que hace que tenga varias amantes, al tiempo que prácticamente cierre los ojos ante los devaneos de su esposa… al mismo tiempo, este diario se contrapone, “en ausencia”, con el de su hijo, del que es una respuesta al del protagonista; realmente, sólo vislumbramos unas líneas del de su hijo, pero durante toda la novela flota esa confrontación, el descubrir en ese otro diario la verdadera imagen que su propia familia tenía de él, tan alejada de la que él pretende dar en su “respuesta”.

Así, aparte de darnos una visión de esos años de España (como sucede en otras novelas del mismo autor), nos da una visión acerca de la distorsión de los recuerdos para adaptarlos a nuestra propia “realidad”, de la función de la memoria, de la huída hacia delante del ser humano ante ciertos sucesos que hacen tambalear la estructura formal de su existencia (la catarsis de la caza a la que se entrega el protagonista ante algunos acontecimientos que hacen cambiar su visión de si mismo y de la realidad que le rodea).


LOS DISPAROS DEL CAZADOR
(Los disparos del cazador, 2011)
Rafael Chirbes

Editorial Castalia
Colección Narrativa Siglo XX

© Rafael Chirbes 1994, 2011
© Edhasa (Castalia) 2011. Edición de Ignacio Muñoz
1ª Edición, Agosto 2011

Género y tags: Género: Novela Corta – Diario – Historia de España - Memorias – España – Literatura española
ISBN: 9788497403955
141 Páginas

Reseña publicada en Anika Entre Libros

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Sigue este Blog

Seguidores

Blog Miembro de CincoLinks (visita el directorio de Blogs)

Add to Technorati Favorites

JAVIERIN

JAVIERIN

GELITA

GELITA